Más información sobre cómo reducir tu riesgo de cáncer y para saber las respuestas de otras preguntas sobre el cáncer, llámenos al 1-800-227-2345 o visite www.cancer.org/espanol


Ya sea que usted o un ser querido tenga cáncer, saber lo que se puede esperar resulta útil para sobrellevar la situación. Aquí usted tendrá acceso a conceptos básicos acerca del cáncer y sus causas, así como a información detallada sobre los diversos tipos de cáncer, incluyendo factores de riesgo, detección temprana, diagnóstico y opciones de tratamiento.

Sobre el Cáncer


¿Qué es el cáncer?

Cáncer es el nombre general para un grupo de más de 100 enfermedades. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos comienzan debido al crecimiento sin control de las células anormales. Los cánceres que no reciben tratamiento pueden causar graves enfermedades y la muerte.


Las células normales del cuerpo

El cuerpo está compuesto por millones de millones de células vivas. Las células normales del cuerpo crecen, se dividen para crear nuevas células y mueren de manera ordenada. Durante los primeros años de vida de una persona, las células normales se dividen más rápidamente para permitir el crecimiento. Una vez que se llega a la edad adulta, la mayoría de las células sólo se dividen para remplazar a las células desgastadas o a las que están muriendo y para reparar lesiones.


Cómo se inicia el cáncer

El cáncer se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. El crecimiento de las células cancerosas es diferente al crecimiento de las células normales. En lugar de morir, las células cancerosas continúan creciendo y forman nuevas células anormales. Las células cancerosas pueden también invadir o propagarse a otros tejidos, algo que las células normales no pueden hacer. El hecho de que crezcan sin control e invadan otros tejidos es lo que hace que una célula sea cancerosa.

Las células se transforman en células cancerosas debido a una alteración en el ADN (ácido desoxirribonucleico). El ADN se encuentra en cada célula y dirige todas sus actividades. En una célula normal, cuando se altera el ADN, la célula repara la alteración o muere. Por el contrario, en las células cancerosas el ADN alterado no se repara, y la célula no muere como debería. En lugar de esto, la célula persiste en producir nuevas células que el cuerpo no necesita. Todas estas células nuevas tendrán el mismo ADN alterado que tuvo la primera célula anormal.

Las personas pueden heredar un ADN anormal (lo adquieren de sus padres), pero con más frecuencia la alteración del ADN es causada por errores que ocurren durante la reproducción de una célula normal o por algún otro factor en el ambiente. Algunas veces, la causa del daño al ADN puede ser algo obvio, como el fumar cigarrillos o la exposición solar. Sin embargo, rara vez se sabe exactamente qué causó el cáncer en una persona.

En la mayoría de los casos, las células cancerosas forman un tumor. Con el paso del tiempo, los tumores pueden remplazar el tejido normal, lo desplazan y lo empujan hacia un lado. Algunos tipos de cáncer, como la leucemia, rara vez forman tumores. En su lugar, estas células cancerosas afectan la sangre, así como los órganos productores de sangre y circulan a través de otros tejidos en los cuales crecen.


Cómo se propaga el cáncer

Las células cancerosas a menudo se trasladan a otras partes del cuerpo donde pueden crecer y formar nuevos tumores. Esto ocurre cuando las células cancerosas entran al torrente sanguíneo del organismo o a los vasos linfáticos. Al proceso de propagación del cáncer se le llama metástasis.

Independientemente del lugar hacia el cual se propague el cáncer, siempre se le da el nombre según el lugar donde se originó. Por ejemplo, al cáncer de colon que se propaga al hígado se le llama cáncer de colon metastásico, y no cáncer de hígado. En este caso, las células cancerosas que se obtienen del hígado serían las mismas que se encuentran en el colon. Estos cánceres también serían tratados de la misma manera.


¿Cómo se diferencian los tipos de cáncer?

Los diferentes tipos de cáncer se pueden comportar de manera muy distinta. Por ejemplo, el cáncer de pulmón y el cáncer de piel son enfermedades muy distintas. Crecen a velocidades distintas y responden a distintos tratamientos. Por esta razón, las personas con cáncer necesitan recibir un tratamiento dirigido a su propio tipo de cáncer.


Tumores que no son cancerosos

Un tumor es una protuberancia anormal o una aglomeración de células, pero no todos los tumores son cáncer. A los tumores que no son cancerosos se les llama tumores benignos. Los tumores benignos pueden causar problemas, ya que pueden crecer mucho y ocasionar presión en los tejidos y órganos sanos. Sin embargo, estos tumores no pueden crecer (invadir) hacia otros tejidos. Debido a que no pueden invadir otros tejidos, tampoco se pueden propagar a otras partes del cuerpo (hacer metástasis). Estos tumores muy pocas veces ponen en riesgo la vida de una persona.


Toma control de tu salud y reduce el riesgo de cáncer

  • No fume ni consuma productos del tabaco.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Manténgase activo realizando actividades físicas de forma habitual.
  • Lleva una alimentación sana consumiendo frutas y vegetales.
  • Limita la cantidad de alcohol (si es que consume alcohol).
  • Protege tu piel.
  • Conoce ts riesgos, tu historial médico y el de tu familia.
  • Acuda al médico rutinariamente para que le hagan revisiones médicas y pruebas para la detección de cáncer.
  • Más información sobre cómo reducir tu riesgo de cáncer y para saber las respuestas de otras preguntas sobre el cáncer, llámenos al 1-800-227-2345 o visite www.cancer.org/espanol

© 2016 Sociedad Americana Contra el Cancer de Puerto Rico.
Website by: Mobile App by: